Control de calidad y pruebas

Se agrupa la actuación en el campo de control de calidad en tres tipos de servicios o fases: control de materiales, control de ejecución y control de pruebas.

Las tres etapas indicadas se desarrollan de la siguiente forma:

CONTROL DE CALIDAD DE LOS MATERIALES

Consistirá en efectuar la comprobación de que los elementos o equipos presentados en obra por la empresa instaladora se ajustan a las características técnicas definidas y asesorar a la dirección facultativa, cuando por parte del instalador se presentan variantes de materiales.

Los controles se realizarán por muestreo y mediante la formación y aceptación o rechazo de lotes según el "plan de control" realizado. Generalmente el control de materiales a utilizar en la instalación se realizará en el inicio de la obra.

Los aparatos de origen industrial, deberán cumplir las siguientes condiciones funcionales y de calidad:

  • Las fijadas en el Pliego de Condiciones Técnicas.
  • Las fijadas en los reglamentos y normas que les afecten.
  • Las fijadas por las normas UNE.

De los materiales y equipos que lleguen a obra con certificado de origen industrial nacional, y que acrediten el cumplimiento de la reglamentación que les afecta, se comprobará que sus características se ajustan al contenido del certificado de origen.

Los controles de materiales y aparatos quedarán reflejados en una ficha de recepción que se incluirá en el Dossier de Documentación. Estas fichas de control se realizarán para cada una de las instalaciones que integran el Proyecto Total. Asimismo de cada una de las asistencias que se realicen se emitirá un informe con indicación de los controles efectuados.

CONTROL DE CALIDAD DE LA EJECUCIÓN Y MONTAJE DE LAS INSTALACIONES

Consistirá en efectuar mediante visitas periódicas y en forma metódica las comprobaciones de la calidad existente en la ejecución de las unidades de obra.

La base de cumplimiento será:

  • Normativa vigente de cada instalación
  • Pliego de condiciones técnicas del proyecto
  • Disposiciones y especificaciones técnicas de fabricantes
  • Condiciones de montaje para un mantenimiento optimizado

La dirección de obra en base a estos informes, podrá imponer las medidas correctoras necesarias durante el transcurso de la obra y no al final de ella, cuando las pruebas finales detecten dichas anomalías.

Para facilitar este control y para que después quede constancia por escrito, se adjuntarán fichas de trabajo de cada uno de los controles efectuados, aportando en la medida de lo posible los mecanismos de corrección.

CONTROL DE PRUEBAS

Consistirán en la comprobación de que tanto los equipos de forma individual como todo el sistema de la instalación funciona correctamente, ajustándose a los valores previstos.

La forma de realizar esta comprobación se basa en revisar los valores obtenidos por la Empresa Instaladora al realizar las pruebas y la regulación de la instalación. Esta información debe plasmarla la Empresa Instaladora en las fichas integrantes del Protocolo de Control de Calidad y Pruebas.

El equipo de control realizará ensayos y pruebas durante el transcurso de la obra. Al finalizar la misma se efectuará la comprobación de las pruebas realizadas por el Industrial o Contratista que serán las reflejadas en el Protocolo de Pruebas.

Las pruebas se ajustarán a las exigencias indicadas en los pliegos de condiciones técnicas y a aquellas de obligado cumplimiento de la Reglamentación vigente que le sea de aplicación. La empresa instaladora estará obligada a rellenar todas las fichas existentes en el protocolo y control de calidad verificará por muestreo los datos indicados en estas fichas.

Los resultados y conclusiones de todos los ensayos y pruebas realizadas serán incluidos en el Dossier de Documentación.

Las pruebas se iniciarán cuando se disponga de los planos definitivos y del resto de documentación a suministrar por la empresa instaladora.